2 may. 2015

Reto Ironman 70.3 Barcelona cancelado


Hace ya más de un año que no hago ninguna entrada en este blog, y esta no será como la última, pues no es una buena noticia.

Si hace algunos meses la noticia era el anuncio de uno de mis mayores retos personales, uno de los objetivos que había cogido con más ilusión en los últimos años, esta será para anunciar que no podré llevarlo a cabo.

Allá por Octubre del año pasado, y casi un poco a broma con mi compañero Jordi estuvimos comentando, después de la Garmin Triathlon de Barcelona, por qué no nos planteábamos ir a por un Ironman 70.3; a finales del mismo mes ambos estábamos inscritos. El momento previo a realizar la inscripción fueron uno de los más "especiales" desde hacía mucho tiempo; estábamos a punto de embarcarnos en un proyecto de varios meses, con mucho trabajo por delante. Al mismo tiempo empecé un reto solidario en Mi Grano de Arena, lo que me ayudaba a estar con más ganas.

Empezamos a trabajar, y ha sido con él con quien más km he hecho en los últimos meses. Desde Noviembre, nuestro "trabajo" era entrenar 6 de los 7 días de la semana, y a pesar de los momentos de bajón, y pocas ganas, casi siempre acabábamos haciendo los deberes. En diciembre, como parte del entrenamiento, cayó la media maratón de Vilanova i la Geltrú, consiguiendo MMP en esa distancia, cosa que me animó a seguir trabajando con más ganas, y con la mente en la media maratón de BCN, carrera en la que Jordi haría el debut en los 21k.

A pocos días, ambos llegábamos justos de entreno, y no las teníamos del todo claras, pero no había marcha atrás. El día de la carrera, otra buena noticia (bueno, más bien 2): nueva MMP sin esperarlo, quedando a pocos segundos de bajar de 1:40h, i Jordi casi haciendo el mismo tiempo en su primera media maratón.

Ahí acabó todo.

El día después de la carrera, el descanso de rigor fue como tocaba, pero al siguiente día al retomar los entrenamientos de recuperación, algo empezó a fallar. A los pocos metros un dolor intenso en la rodilla me hizo pensar lo peor. Estuve una semana de reposo, y al intentar volver a correr, poco más de 10 minutos me duró la fiesta. Pasaban los días, y el dolor no remitía, así que decidí pasar por el taller. Resonancia de rigor y al tener los resultados, una de las peores noticias desde el anterior diagnóstico médico allá por 2011: Edema óseo en el plato tibial. El resumen es que en lo que queda de año, como mínimo, se acabó el deporte.

La noticia me sentó como un gran jarro de agua fría, y mi cara en ese momento seguro que no era nada agradable. Aguanté como pude, y al salir de la consulta, me vine abajo. No era capaz de asimilar que a menos de 2 meses, tuviera que decir que no a algo por lo que había estado trabajando tanto. Fui a pedir una segunda opinión, y el resultado fue el mismo, por lo que poco a poco iba viendo que la realidad era esa. Y no ha sido hasta ahora, a falta de dos semanas, cuando he sido capaz de plasmar todo esto, y asumir que el Ironman 70.3 Barcelona queda suspendido, al igual que el reto de Mi Grano de Arena, pues no me parece justo dejarlo abierto si yo no voy a cumplir el mío.

Así que poco queda por decir, más que agradecer a los que me han ido apoyando para llegar hasta aquí, a Andreu por sus entrenamientos, a mi club BCN Triatlon, con los que he compartido momentos, salidas y carreras, y sobretodo a Jordi, al que le deseo lo mejor el próximo 17 de Mayo, y al que por supuesto iré a animar para que cruce la meta como buen Ironman.

Ahora solo deseo poder volver a nadar, subirme a la bici, para luego echar a correr. Aunque antes de todo eso, es necesario recuperar la confianza y esperar en la recuperación y que esto sea solo un hasta luego, no un adiós definitivo y poder volver con más fuerza a intentar cruzar esa meta que de momento, se quedará en mis sueños.

19 dic. 2013

Menos de 2 horas para culminar meses de trabajo

Lo conseguí. Estas dos palabras son más que suficientes para resumir el desenlace de aquello por lo que uno lleva trabajando durante tiempo, sea lo que sea.

Hace apenas una semana escribía un post donde comentaba que había llegado la hora de afrontar un reto que tenía pendiente desde hacía mucho, a raíz de una lesión que me diagnosticaron hace también bastante tiempo. El resumen de ese diagnóstico fue, en pocas palabras, que los "médicos" me dijeron que me olvidara de volver a correr.

Lo que pasa es que yo no soy muy amigo de los médicos, y si bien es cierto que son necesarios y en muchas ocasiones cumplen con su labor, en muchas otras siempre recurren al recurso fácil, obviando otros factores que pueden ser, en parte, también causantes de ciertas lesiones (crónicas o no).

Quería aprovechar este post para comentar mi experiencia (mucho más que positiva) sobre cómo he llegado a conseguir aquello que me "prohibieron" por "motivos de salud", y de cómo, después de conseguirlo, las emociones que uno percibe son difíciles de explicar. Es largo, pero siento la necesidad de escribirlo, así que si os apetece, podéis seguir leyendo.

7 dic. 2013

Ha llegado el día de afrontar mi (primer) reto


Puede que muchos no os acordéis, o incluso no tengáis constancia, pero hace ya un largo tiempo me propuse un reto personal, que por motivos físicos tuve que dejar aparcado.

La verdad es que en ese momento, no diré que se me cayera el mundo encima, pero sí que me dejó algo tocado, pues aparentemente dicha lesión me limitaba el poder hacer deporte de forma normal; o al menos eso creía en un principio.

Operar, esto fue lo que me ofrecieron después de obtener los resultados de una resonancia, en la cual me diagnosticaron una hernia discal, y que tras algún que otro intento de tratamiento (que no sirvió para nada más que tirar el dinero), vieron que no mejoraba.

24 oct. 2013

De la mala salud del cine, piratas y cómo quedar en evidencia

Llevamos ya una larga temporada en lucha constante por la cultura, esa parte de la sociedad que, más de lo que pueda parecer, le da forma, la hace crecer y dice mucho de ella.

La cultura, al parecer, no recibe la importancia que sí puedan tener otros sectores como la economía, los bancos o el hecho de invertir tiempo, dinero y esfuerzo en algo tan "innecesario" como unos JJOO. Digo innecesario porque era más que claro que presentarse a esta candidatura, era tirarse al vacío a pelo.

El caso es que, volviendo al tema principal de esta entrada, mucho se ha hablado de la industria del cine, la mala salud que está teniendo, la baja afluencia de público a las salas y la elevada piratería que podemos encontrar por Internet (o en su defecto, en el top manta). Es precisamente esa piratería la que, según la industria, ha llevado al cine al borde de la quiebra, obligando a cerrar salas de cine.

Como muchos sabréis, estos días se ha celebrado la Fiesta del Cine, una iniciativa que permitía poder ir al cine por el módico precio de 2,90€. Qué ha ocurrido también es sabido por todos, por lo que esto debería ser un toque de atención para los ladrones piratas responsables de la industria del cine: ¿Como justifican la enorme cantidad de gente que ha ido al cine estos días, si en Internet no ha cambiado nada? Es decir, las pelis se pueden seguir bajando perfectamente, pero la gente ha preferido ir al cine.

La respuesta es sencilla, y es que el cine es un robo, así de claro. La piratería no es excusa, ni mucho menos lo es que la gente no se interese ya por el cine; la piratería ha crecido tanto debido a los cada vez más caros precios que imponen y, obviamente, se deja de pagar por algo que no te parece acorde con lo que se pide. Esas ansias de algunos por querer ganar más y más, ha provocado el rechazo de la gente, eso es todo.

Según Rentrak, el Lunes hubo un aumento de asistencia a los cines del 550% respecto a la semana anterior, lo que generó una recaudación del 330% más... Creo que poco más se puede añadir ante tales cifras, y no hay que ser muy inteligente para saber que 3+3 es más que 5.

La cultura sigue viva, y me atrevería a decir que más aún que antes, lo único que pasa es que los responsables de acercarla a todos son uno completos inútiles, anclados en el pasado y reacios a adaptarse a los nuevos tiempos. La gente está en Internet, y usa Internet; si deciden descargar una peli es por el simple hecho de que no está disponible de forma legal en la red. Y los intentos de llevarlas no son más que una perdida de tiempo y, nuevamente, dinero, debido a la mala adaptación. O un mal modelo de negocio (anticuado, básicamente).

Esta Fiesta del Cine no ha hecho más que poner en evidencia a la propia industria, y dejar claro que el problema no es la piratería, sino que ellos mismos son el problema.

6 jul. 2013

Un Androide con iOS. Opinión crítica.


Android y iOS son los 2 sistemas operativos móviles más usados a día de hoy, y de hecho son los mejores sin ninguna duda.

Desde siempre he sido usuario de Android, como muchos sabréis, y la verdad es que iOS no me ha llamado nunca la atención como sistema operativo móvil, pues por lo poco que lo conocía temía que no se adaptaría a mi forma de uso. Os pongo en situación:

El caso es que por diversos motivos, necesitaba un reproductor MP3, y después de mirar varias opciones, marcas, modelos, etc, determiné que reproductor como tal, un iPod es de lo mejor que hay en el mercado. Tuve hace unos años un MP3 Creative (el Zen, el cual se suponía que debía destronar al iPod de ese mercado) y la verdad, la experiencia fue más bien poco satisfactoria. Así que empecé a mirar y a punto estuve de adquirir un iPod nano ya que cubría perfectamente mis necesidades, pero pensé: "Escolta tu..." Oye, y ya que estás, ¿por qué no vas a por un touch y de paso puedes tocar de primera mano cómo es iOS? Así que eso fue lo que hice, y después de algunas semanas de uso, debo decir que...

29 may. 2013

Aplazado el reto 1/2 maratón

Hace ya algunos meses, empecé el reto personal de correr 1/2 maratón. Empecé con ganas y con la ilusión de que a mediados de septiembre ya estaría listo para lanzarme a completar mi objetivo. Dije en su día que iria comentando cada 1 o 2 semanas mis progresos, pero como habréis notado (puede que no), ya llevo bastante sin comentar nada al respecto.

Llevaba un tiempo con dolores lumbares continuos, pero variables. Nunca era el mismo dolor. Decidí hacerme unas pruebas para asegurar y, desgraciadamente, debido a un problema algo mayor de lo esperado me he visto obligado a dejar el reto, espero, temporalmente.

Ahora me he centrado en controlar ese dolor, intentar minimizarlo lo más posible (eliminarlo es imposible), y poder volver a retomar mi andadura en una temporada. Ha cambiado radicalmente mi plan de entrenamiento, pasando de salidas casi diarias, progresiones de resistencia y control de las PPM, tiempos, etc., a sesiones en el gimnasio, largos y tediosos estiramientos (aburridos, sí, pero necesarios) y una rutina de "recolocación" de todo mi sistema muscular y articular.

La noticia fue un golpe duro, no solo por no poder cumplir mi objetivo, sino para mi día a día, y será una larga recuperación pero tengo la esperanza de que un día pueda volver a salir a correr sin ningún problema, con la misma ilusión y ganas que al principio. De momento retomaré mi actividad bloguera, que al menos es algo que no requiere un esfuerzo físico demasiado elevado. O tal vez sí.

21 mar. 2013

La muerte de Google por el cierre de Reader, y Keep en el punto de mira

Ahora resulta que Reader era el único servicio que un 99,999999% de usuarios de Google usaba, el único motivo por el cual esta empresa merecía la pena, y la única aplicación por la que Google tenía razón de ser.

Desde que se anunció el cierre de Reader por razones que para Google serían importantes, no han sido pocas las personas (sobretodo en Twitter, donde un tuit tuyo pasa a ser automáticamente un comentario de alta credibilidad y reflejando tu enorme conocimiento y control sobre el tema) que han atacado, criticado, e incluso crucificado a la empresa. 

No voy a negar que Reader era, aún siendo de una sencillez llevada al extremo (y tal vez esa fuera su mayor virtud) una herramienta para gestionar nuestras noticias magnífica, pero tampoco vamos a negar que desde hacía ya bastante tiempo había recibido mas bien pocas actualizaciones; nada más allá de un ligero cambio estético cuando se remodeló todo el entorno Google. Este era, desde mi punto de vista, un indicio de que tarde o temprano Reader pasaría a ser parte del pasado.

No han sido pocos los productos que Google ha lanzado y que han desparecido por falta de usuarios, o falta de rentabilidad, porqué no. La diferencia es que Reader levaba muchos años entre nosotros y muchos usuarios lo usaban a diario; cada vez menos según Google. A pesar de eso, esos usuarios eran "fieles" y el tráfico que se generaba en Reader era considerable, pero....todo en esta vida acaba.

Si eres usuario de Internet desde hace años, y estás al día de lo que se mueve en él, sabrás que Google es una de esas empresas que no para de sacar cosas, probar nuevas fórmulas y, en muchos casos, caen en saco roto...aparentemente. Si algo no funciona, lo quitan y aprovechan lo que han aprendido para implementarlo en otro lugar. Google+ es un ejemplo claro de ello, siendo "hijo" de Buzz y Wave, si se me permite el parentesco. Así que esos 2 servicios, a pesar de desaparecer, no lo hicieron del todo.

Si a eso añadimos que nada más cerrar Reader, lanzan Keep (herramienta similar a Evernote  pero mucho más sencilla, que en ningún momento creo que vaya a competir con ésta y siendo descendiente casi directo de Google Tasks), ha llegado el momento de sacar nuevamente a relucir nuestro espíritu tuitero para atacar, siempre desde el más estricto conocimiento, este nuevo servicio, pero hay algunos comentarios que me han llamado la atención, no por el comentario en sí (que también), sino por quien lo escribe.

No seré yo quien critique esos comentarios, pues cada uno es libre de opinar, pero me parece que es llevar el caso al extremo. Enrique Dans, al cual sigo en Twitter desde hace mucho por su criterio a la hora de opinar sobre temas relacionados con la tecnología, me ha dejado algo perplejo al ver su reacción, y las consecuencias. Cierto es que no se ha anunciado un sustituto a Reader por parte de Google, pero no me extrañaría que se implementara una nueva funcionalidad a Google+, aprovechando de paso la parte social que curiosamente tanto se criticaba a Reader frente a otros servicios similares.

Además, nadie obliga a nadie a usar un servicio y eres libre de dejar de usarlo cuando te de la gana. Y alternativas hay muchas, aparentemente mejores que Reader pero que "nadie" usaba. Ahora Keep va a pagar el pato, pues nadie va a querer probar algo que tal vez vaya a cerrarse. Bueno, yo sí, y no como sustituto a Evernote. Tal vez no sea una herramienta revolucionaria, y para nada compite con Evernote (es ridículo compararlas) pero sí que puede ser más que suficiente para muchos como lo es Gtasks.

Si vas a dejar de confiar en una compañía entera por algo como esto, dejando de usar todos sus servicios (OJO, que como Google cierre Google la liamos), es como dejar de ir a un bar porque deja de hacer ese bocadillo especial que tanto te gustaba, pero que suponía a efectos de "porcentaje de ventas" una cantidad poco atractiva para la empresa. ¡¡¡Pero es que a mi me gustaba mucho!!! Nadie nos puede asegurar que Evernote no cierre algún día, nadie puede asegurar que Delicious cierre algún día (al palo), así que yo por el momento usaré los servicios que mejor se adapten a mis necesidades, pero sin depender únicamente de ellos, pues como he dicho, alternativas hay muchas, y aún no está todo dicho. Tal vez veamos Reader integrado en G+. O tal vez no.

PD: Aún recuerdo cuando McDonald's decidió retirar el McRib hace algunos años; la tasa de depresiones aumentó exponencialmente, la gente gritaba por las calles, hubo amenazas de grupos de gente con no ir nunca más al McDonald's e incluso amenazas de irse al Burger King...Aparentemente esas amenazas han surtido efecto, pues el McRib vuelve a estar disponible.

10 mar. 2013

Dependencia tecnológica. Pausa.

Llevo años conviviendo con la tecnología, la cual me ha aportado mucho. Los avances que se han hecho en cuanto a la comunicación, uso y utilidades han sido muchos y no podremos negar que han facilitado muchas cosas, más si hablamos de los teléfonos móviles.

Whatsapp, por poner un ejemplo, se ha convertido en una herramienta casi indispensable para mucha gente, ofreciendo una comunicación rápida, cómoda y sobretodo barata. Poder enviar cientos de mensajes sin pagar un céntimo por ello (exceptuando el jaleo que ha habido estos días debido al pago de su licencia) es algo que la gente ha agradecido. De la misma forma, Facebook es otro servicio que crea esa dependencia a entrar cada cierto tiempo (pocos minutos en algunos casos) a ver si hay alguna notificación, alguna actualización de estado interesante o si alguien a dejado un "Like" a una foto nuestra o comentario.

A eso hay que añadir Twitter, mail, lector de noticias, etc.

Pero a veces esa dependencia hace que todas esas facilidades se vuelvan en nuestra contra. Ha llegado un momento en que estamos más pendientes del teléfono que de nosotros mismos, dejando de lado casi sin darnos cuenta aquello que no rodea y es palpable al 100%, más allá de unos simples toques de pantalla. Estas hablando con alguien en un bar y si notas vibrar el teléfono te ves en la "necesidad" de sacarlo a ver quien es; incluso a veces tienes esa sensación de que ha llegado algún mensaje y al sacar el móvil del bolsillo...nada.

Ha llegado un momento en que esa sensación de tener que estar pendiente del móvil sobrepasa lo saludable, y repercute no sólo en las relaciones, sino en el trabajo y/o estudio, así que he decidido poner en práctica un "experimento":

A partir de esta noche, 10 de marzo de 2013, y por el período de una semana, mi móvil dejará de ser un Smartphone para convertirse nuevamente en un teléfono móvil de antaño. Llamar y SMS. Nada más. Desconectaré cualquier tipo de datos y Wifi de mi teléfono, dejándome incomunicado del mundo real (o Matrix). A parte de eso, el acceso a Fecbook, Twitter y demás será el estrictamente necesario. La única conexión que tendré será la del ordenador por motivos de trabajo, pero poco más. La única manera de contactar conmigo será a traves de llamadas, SMS o mail, que revisaré al llegar a casa o al estar en la universidad si lo creo conveniente.

Va siendo hora de recuperar aquello que hemos perdido, aprovechar las horas de trabajo, disfrutar de los momentos sin dedicar parte de nuestro cerebro a si nos llega ese Whatsapp, si otra persona tarda en contestar o si hemos recibido 1 o 34564 notificaciones en Facebook.

Esta noche a las 00.00 volveré a revivir durante una semana esa sensación de "incomunicación" que, curiosamente, antes no teníamos.

17 feb. 2013

Reto 1/2 Maratón. Primeras dos semanas

Han pasado ya dos semanas desde que inicié el reto de correr 1/2 maratón, y los progresos de momento no son muy visibles, pero algo sí reflejan las gráficas. Las salidas siguen siendo de corta duración con la intención de conseguir mantener un ritmo constante y unas PPM lo más estables posibles.

Comparando la "primera" salida (sin contar la que hice para determinar las diferentes zonas de entrenamiento), he podido ver cómo para un ritmo medio algo mayor, las PPM han bajado, pero no así el nivel de carga y cansancio. Es decir, de momento no he aumentado mucho mi resistencia pero sí he conseguido reducir la pulsaciones, lo que ya es un avance. Ahora puedo correr a un ritmo algo superior sin tener esa fatiga que nos hace respirar más aceleradamente, pero aún me falta el aguante "físico".

Aquí tenéis una comparación del primer día (6-2-13) con el del pasado viernes (15-2-13): mismo tiempo, misma distancia, casi mismo ritmo medio, pero la diferencia está en las PPM, que se ve como han bajado notablemente y se mantienen mucho más estables, a diferencia del primer día que iban aumentando conforme pasaba el tiempo. La enorme diferencia que hay entre el ritmo instantáneo (línea gris) se debe a que en la primera la salida fue en el campo y la segunda dentro de la ciudad, por lo que hay algunos cambios de ritmo considerables.



Además, añado otras dos gráficas donde se ve el registro de dos salidas algo más largas, y aquí se nota que la recuperación entre salidas es muy importante. En la primera (10-2-13) había descansado un día, mientras que la segunda (16-2-13) la realicé ayer, es decir, sin descansar desde la salida del viernes, además de que estoy algo resfriado y también llevé un ritmo algo más rápido. Puede verse como el nivel de carga fue mucho mayor ayer que la pasada semana, aunque a nivel "físico" no noté diferencia alguna, pues me cansé igual de mucho, o poco.



Con esto quiero decir que, aunque aparentemente pensemos que cada día estamos igual o nos pueda dar la sensación de que hemos corrido igual que la última vez, nuestro cuerpo responde de maneras muy distintas en función de las diferentes situaciones y debemos actuar en consecuencia si queremos aprovechar la máximo el entrenamiento. Salir cada día a darlo todo no sirve de nada, y con esto lo estoy comprobando.

Por supuesto sigo con mi otro plan en casa, con estiramientos después de cada salida y preparación física, además de intentar llevar una dieta lo más controlada posible. Espero que en unas cuantas semanas vea algo más de mejora y sienta que realmente estoy progresando, que aunque los registros aparentemente lo confirmen, las sensaciones que uno tiene son bien distintas.

Viajar en solitario. Una experiencia diferente.

A todos nos gusta viajar. Todos tenemos un destino (o más) al cual queremos ir antes de que sea demasiado tarde.

Organizar un viaje siempre hace ilusión: los preparativos, la planificación para aprovechar el tiempo al máximo, qué queremos visitar... Incluso nos hacemos con alguna de esas guías del viajero para que no se nos escape nada. Normalmente esos viajes se hacen en compañía, y ahí está también la ilusión de preparar el viaje, pero yo decidí probar un tipo de viaje diferente.

Un viaje inesperado

Vale, este subtítulo lo he copiado, pero puede resumir un poco lo que fue mi experiencia. Casi sin pensarlo, hace algo más de un año decidí que por qué no probar una forma distinta de viajar, sin preparar nada, sólo el billete de ida y vuelta (el de vuelta era opcional) y lo necesario para pasar una semana fuera de casa (y la cámara de fotos, por supuesto).

Decidí embarcarme a un viaje "experimental" en solitario por tierras andaluzas, marcando tan sólo una ruta sujeta a posibles cambios, y en poco más de una semana después de decidirlo ya estaba volando dirección a Sevilla. Nada más aterrizar, directo al que sería mi "lugar de residencia temporal" y, al llegar allí: nada.

Nada por hacer, nada más que hacer lo que uno quiera. Salir, caminar y ver a donde nos llevan los pies, sin mapa, sin destino, solo disfrutar de ese momento; que te apetece comer, comes; que te apetece visitar un parque, perfecto; que decides coger un tren y ver hasta donde te lleva, adelante. No hay nada marcado, nada planificado y todo puede cambiar en cualquier momento.

Mis otros destinos fueron Córdoba y Granada, a los cuales me desplacé en tren, disfrutando de viajar en este medio de transporte que tiene algo especial (sobretodo si estás en ventanilla), y en pocas horas un nuevo destino, un luego lugar por explorar. Nueva "casa", nuevas calles, nuevos olores, nuevos colores. Y por supuesto, fotos, muchas fotos nuevas, fotos que tiene algo especial que tal vez de no ser por este viaje no serían lo mismo.

La sensación de libertad, de saber que estás tu y nadie más, sin ningún plan al que atenerse, sin horarios, sin prisas. Es una sensación difícil de explicar y que muchos son incapaces de disfrutar, no porque no puedan, sino porque no quieren; asimilan esto con la soledad, el sentir que no tienes nadie con quien hablar puede provocar cierta incomodidad, cierta tendencia a pensar que es algo "triste", pero nada más lejos de la realidad. Este viaje no es un viaje como los demás, es un viaje en el que nadie más que tu puede disfrutar de él, un viaje en el que pasar tantas horas con uno mismo sin hacerlo en la rutina diaria hace que veamos las cosas diferentes, ayuda a conocer tus límites, tus ambiciones, tu interior.

Sin duda ha sido una de las experiencias más gratificantes de mi vida y, si duda, lo volveré a repetir. A poder ser, más lejos.