15 abr. 2011

¿Son criticables los cambios de Spotify?

El día de ayer fue bastante movido si hablamos de Spotify, ya que sus recientes cambios y modificaciones en lo que a servicios GRATUITOS se refiere dieron para una larga y extensa lista de comentarios, opiniones y muchos blogs "reconocidos" hicieron su artículo de turno para aprovechar el tirón de la noticia.

Yo, más chulo que nadie haré lo mismo pero un día después, cuando todo el lío se ha asentado y da tiempo a leer y releer toda (o mucha) información que podemos encontrar no solo en la web, sino en Twitter, donde cada vez más ciertas noticias tienen más protagonismo que cualquier informativo o noticiario. Pero vamos a lo que vamos, a responder mi pregunta; ¿Son criticables las modificaciones que ha realizado Spotify? De entrada daré mi opinión, NO. Sí debatibles, pero no criticables.

¿Muy mal por Spotify?

Todos somos libre de expresar nuestra opinión, nuestra manera de ver las cosas o incluso recomendar ciertas acciones a modo de "ayuda". Si nos ponemos finos, incluso sí podríamos criticar ciertas acciones de ciertas personas siempre y cuando esa crítica sea justificada y justificable, pero creo que lo que está recibiendo Spotify no cumple ninguna de esas 2 premisas.

Por una parte, hay que recordar que Spotity es una empresa, y como tal su intención es, entre otras, la de ganar dinero. Teniendo claro esto, podemos argumentar a nivel personal qué o qué no nos parece bien o mal, teniendo en cuenta no solo este hecho en sí, sino todo lo acontecido durante algún tiempo y que creo que esa es la clave que demuestra que aún no se tiene una mentalidad clara o definida sobre lo que queremos (o nos gustaría), cambiando los argumentos o comentarios según convenga, como si de liar al tonto de turno se tratara.

Para explicar algo mejor éste último parrafo (y puede que confuso), pongamos como ejemplo la noticia de hace algun tiempo con la implementación de la Ley Sinde. En ese momento las críticas y comentarios en contra fueron tantas que a día de hoy dudo que alguien haya podido escucharlas todas. En ese momento, los argumentos para criticar eso eran que lo que había que hacer era proponer nuevos modelos de negocio que fomentaran el consumo de contenidos o, dicho de otra manera, limitaran la necesidad de recurrir a las descargas ilegales, ya que el elevado precio que hay que pagar por ciertos productos es realmente un atraco. Entre esas formas de negocio aparecía, curiosamente, Spotify con su suscripción de 5€ con la que podías escuchar una cantidad de música enorme sin preocuparte de estar cometiendo ningún delito. Estaba también la opción gratuita con publicidad, donde había un límite de horas que era una opción interesante si no damos un uso muy intenso a esa plataforma. También estaba Netflix como argumento, por poner otro similar.

Pero cuando se conoce la noticia de que las versiones gratis dejan de ser "tan buenas", ya nadie se acuerda de la suscripción que tanto se usó como excusa semanas atrás, y ahora el "aliado" para combatir al enemigo se a convertido (o lo han convertido) en su propio enemigo. Ahora Spotify ya no existe, es un traidor que nos ha engañado y aquel blog, web o similar que haga durante estos días un artículo con algo así como "Las mejores alternativas a Spotify" se va a forrar a visitas.

Podemos estar mas o menos a favor o en contra de dicho cambio, pero recordemos que no se elimina el servicio gratuito, sino que se añaden ciertas restricciones.


  • Se reduce el tiempo de horas disponibles: Si eres usuario de una cuenta gratuita será porque realmente no le das un uso muy continuado, porque de ser así tendrías los mismos problemas, que aunque se den más tarde, aparecerán.
  • Se limita el número de veces que se puede escuchar una canción: Ahora va a resultar que los usuarios de Spotify son usuarios sólo para escuchar un par de canciones, y de entre cientos, miles de canciones elegimos un puñado.

A parte de esas críticas, los comentarios de ciertas personas son de lo mas curiosos, ya que ahora Spotify ya no ofrece una cantidad enorme de canciones para poder elegir y escuchar, no. Ahora lo que le pasa es que NO tiene a ciertos grupos de música y ¿para que pagar si no los voy a poder escuchar?.
¿Me está diciendo esta gente que hasta ahora era usuario de Spotify y no escuchaba a esos grupos? Si no es así, ¿donde está el problema? Si no lo usas y no piensas usarlo porque no está tu grupo favorito, pues no te incumbe el cambio realizado. Pero lo que muchos no saben es que puede que esos grupos no estén en Spotify no por voluntad propia (cosa que dudo ya que lo que les interesa es abarcar la mayor cantidad de mercado posible), sino que es culpa de las discográficas que por un motivo u otro no les interesa incluir a "sus" grupos en ciertas plataformas porque a lo mejor creen que así ganarán menos (que no es lo mismo que perderán dinero, OJO).

Si 5€ son mucho dinero para escuchar 5 canciones, pues las compras en iTunes y te olvidas. Si 5€ son mucho dinero para poder escuchar 1.000 canciones, pues las compras en CD y ya me cuentas cuanto te han costado. Puede que no todos se puedan permitir gastar 0,16€ al día, o prefieran gastarlo en otra cosa (están en su derecho).

Con todo esto me doy cuenta que los argumentos dados hasta día de hoy para intentar aclarar porqué se está en contra de leyes como la Ley Sinde han sido simples falacias, usadas a modo de excusa, pero cuando se tiene que demostrar que estás dispuesto a aplicar esa excusa, se cambia nuevamente el argumento principal para no tener que "cargarse el muerto".

Y en resumidas cuentas veo que se sigue con la dichosa mentalidad del "todo gratis", o del ¿"si lo puedo tener gratis, para que voy a pagar"? Todo debe llevar una etiqueta con esa palabra maldita que nos han metido en la cabeza...



Hay que tener en cuenta que no siempre tendrás LO MISMO en otro lugar donde no te cueste nada. Cada uno es libre de usar lo que le parezca o crea conveniente, y para eso está la competencia, pero ¿que pasará cuando esa competencia acabe haciendo algo similar? Volverán a aparecer los mismos ataques, argumentos falaces y demás intentando a toda costa mantener el "modelo de negocio" del todo gratis y del "tu trabajo me importa una mierda". Recordemos que esto no pasa solo en la música, sino en muchos otros ámbitos, así que es lo mismo que al que dice "si lo puedo bajar gratis, para que pagar", a final de mes le dicen que "gracias por su trabajo pero no va a cobrar".

La cuestión es quejarse por cualquier cosa, sea o no susceptible de hacerlo. Podemos estar más o menos de acuerdo pero personalmente creo que esta vez, aunque debatibles, los cambios no son criticables. Otra cosa sería si hubieran subido el precio o realizado cambios notables y perjudiciales para los suscriptores de pago, y de producirse dicho acontecimiento, ya veríamos en que acaba la cosa. Y oye, que si algo no me gusta, simplemente dejo de usarlo y listo, en realidad no es "mi" problema, pues serán ellos los que perderán usuarios.

PD: Quiero aclarar que soy usuario de una cuenta Free de Spotify, ya que las horas que me ofrecen por el momento me son suficientes. Soy partidario de usar en la medida de lo posible programas OpenSource, pero no por ello tengo que despreciar o criticar el trabajo de los demás, y si creo que un trabajo debe ser recompensado y me va a ser útil en mi día a día, pues encantado de pagar por el.