30 abr. 2011

Ubuntu 11.04 Natty Narwhal, ¿un paso atrás?

Hace nada ha salido la última actualización de Ubuntu, 11.04 llamada Natty Narwhal y cuya mayor novedad es la incorporación de la capa Unity. Después de 2 días de pruebas, he llegado a unas conclusiones personales que me obligan a dejar constancia de ellas, y no precisamente por ser buenas.

Para empezar, opté como primera opción actualizar desde 10.10, aún sabiendo que tendría problemas, pero para probar un poco por encima me conformaba. Después de la instalación y posterior reinicio, se confirmaron mis sospechas, y muchas de las aplicaciones previamente instaladas, así como otras configuraciones daban algunos problemas, y después de algunos minutos trasteando y probando, decidí que lo mejor para poder probar como toca el sistema era reinstalar desde cero.

Una vez descargada la imagen y su posterior grabación a USB (ya nunca instalo desde CD por temas de ahorro), llegó la hora de probar a fondo el sistema. Unity en un principio no me gustó, ni su interfaz ni su sistema de gestión de aplicaciones...mucho trabajo y clicks para encontrar una aplicación. Pero poco a poco me fui acostumbrando y empezó a gustarme.

Decidí actualizar los controladores gráficos para poder sacar el máximo provecho...Primer error. Una vez instalados, el sistema funcionaba MUCHO peor que sin ellos, hasta el punto que el simple hecho de mover una ventana, te dolía en los ojos. Aclarar que la gráfica es una ATI, por lo que es más que sabido sus problemas de rendimiento, pero teniendo en cuenta que con la anterior versión no tuve problemas, esta es la primera falta para 11.04.

Continué con la instalación de mis aplicaciones de escritorio habituales, como TweetDeck, Dropbox, Compiz, Wine...TODAS ellas me dan problemas con Unity, tanto con los controladores de ATI como sin ellos. La integración con la barra superior en TweetDeck es terriblemente conflictiva, el icono de DropBox no aparece ni en color, la virtualización con Wine es como usar W95 con resolución 8bits...Vamos, un desastre.

Opté por reinstalar el sistema por segunda vez, obviando desde un primer momento los controladores ATI y dejando de lado compiz, pero los problemas siguen igual.

Pero lo que más me molesta de ésta última versión es algo que a primera vista se me pasó por alto. Me fijé en que después de iniciar el sistema y a los pocos minutos de abrir la primera aplicación (el navegador, en este caso), el ventilador aumentó las revoluciones al máximo, para permanecer así continuamente, como si el rendimiento del sistema fuera el mismo que estar usándolo al límite. En un primer momento culpé a la capa Unity, pero después de desactivarla seguía igual. Para descartar que fuera problema del ordenador, inicié con W7, exigiendo bastante al sistema hasta aumentar hacer saltar el ventilador, pero a los pocos minutos bajaba las revoluciones sin ningún problema. Eso se traduce en que con las anteriores versiones, la batería me duraba unas 3.5 / 4 horas, por poco más de 2.50 / 3 que me duraba W7, pero con Natty Narwhal me duró poco más de 1.5 horas...Estas son algunas de las cosas que no me han gustado, pero hay otras que son menos trascendentales.

Así que tengo que decir que después de 2 días usando Ubuntu 11.04, me vuelvo a 10.10 (o incluso a 10.04) hasta que se solucionen todos esos problemas...No se si será un caso particular o más generalizado, pero el hecho de que el ventilador no baje ni un momento de RPM, no me hace ninguna gracia, y es la causa principal de que deje de usarlo, así que sintiéndolo mucho por Ubuntu, esta última actualización, según mis experiencias, ha sido un paso atrás, y mira que Unity me estaba empezando a gustar...

Si alguno ha instalado Natty Narwhal y quiere comentar sus experiencias, para eso están los comentarios...puede que sea un problema mio y realmente el sistema funcione mejor de lo que a mi me parece.