27 jun. 2012

Rumores y más rumores. Hype a tutiplén.

Vuelvo a publicar, por fin, en este mi querido blog con un tema que me tiene algo mosqueado desde hace un tiempo. El tema en cuestión es que estoy hasta los mismísimos de esa práctica tan común que últimamente se está extendiendo en Internet, y esa práctica no es otra que la conocida y famosa "Práctica de los rumores".

Bueno, realmente ya lleva bastante tiempo, pero esto parece que va en aumento y no me mola nada.


Cada vez más (y si hablamos de temas tecnológicos peor aún) muchos blogs y "páginas de infomación" se limitan a crear artículos con cualquier gilipollez que encuentran por la web o Internet en general.

Rumores se les suele llamar.

Información sin confirmar, sin contrastar; ni tan siquiera se sabe la fuente en algunos casos. Está a la orden del día que, día sí día también, encontramos alguno es estos artículos en algún rincón de la Red, incluso artículos vacíos completamente, y donde además del titular, encontramos un simple y escueto "Artículo en desarrollo" o cualquiera de sus variantes. Pero el problema no iría a más si fuera cosa de unos pocos.

Lo que pasa es que muchos "grandes" han visto en esta práctica una fuente de ingresos considerable debido a que al poner titulares sugerentes, llamativos, en definitiva, amarillos (o rosas), ven como las visitas aumentan considerablemente, y lo que puede haber sido un comentario en Twitter de alguien expresando una idea, o puede que incluso alguien importante deje caer algún tipo de información referente a un producto, se convierte en un hervidero de invenciones, especulaciones y conversiones que nada tienen que ver con lo que se pueda haber dicho en un principio.

Algo como "esta tarde os daremos una grata noticia", proveniente de, supongamos, la cuenta de Twitter de X compañía, automáticamente se convierte en "esta tarde X presentarán su nuevo producto Y", "una nueva versión de Z completamente renovada será lanzada por X esta misma tarde"...Y vete tu a saber si es cierto o no.

Tal vez lo llegue a ser, pero en caso contrario, todos esos blogs ya han creado ese "rumor", ese tráfico de información "falsa" (no confirmada), que según el grado de repercusión que tenga el blog en cuestión, puede inundar la Red de una información completamente inventada, lo que se traduce en una cantidad de "replicas" que no hacen otra cosa que ensuciar el tráfico de información.

Me parece muy bien que se comente o debata ese tuit (quien dice tuit dice cualquier otro medio), pero para eso usemos la cabeza, y hagamoslo por ejemplo desde el mismo twitter, y no creando artículos o páginas, al menos no hasta que esa información haya sido realmente validada y contrastada. Y en caso de que al final fuera cierto, todo lo que ya se ha hablado, comentado y especulado, se convierte en un Hype tremendo que en la mayoría de los casos, acaba siendo perjudicial. Demasiadas expectativas, demasiados flipados hablando.

Algo que suele pasar en las peluquerías o pueblos pequeños en general, se está llevando ahora a Internet de una forma totalmente descontrolada, y deberíamos poner un poco de nuestra parte para intentar disminuir esa práctica. Yo por lo pronto, blog que veo de este tipo, blog que elimino de mis feeds, pero además intento hacer saber a los demás que de lo que en él se publica, poco o nada nos debemos fiar.

Usemos Internet para facilitar las cosas, no para convertirla en el chismorreo del pueblo o el Tele5 del s. XXI. Ya basta el daño que provocan los programas de esa cadena como para que además, tengamos que seguir viéndolo en Internet.