17 feb. 2013

Reto 1/2 Maratón. Primeras dos semanas

Han pasado ya dos semanas desde que inicié el reto de correr 1/2 maratón, y los progresos de momento no son muy visibles, pero algo sí reflejan las gráficas. Las salidas siguen siendo de corta duración con la intención de conseguir mantener un ritmo constante y unas PPM lo más estables posibles.

Comparando la "primera" salida (sin contar la que hice para determinar las diferentes zonas de entrenamiento), he podido ver cómo para un ritmo medio algo mayor, las PPM han bajado, pero no así el nivel de carga y cansancio. Es decir, de momento no he aumentado mucho mi resistencia pero sí he conseguido reducir la pulsaciones, lo que ya es un avance. Ahora puedo correr a un ritmo algo superior sin tener esa fatiga que nos hace respirar más aceleradamente, pero aún me falta el aguante "físico".

Aquí tenéis una comparación del primer día (6-2-13) con el del pasado viernes (15-2-13): mismo tiempo, misma distancia, casi mismo ritmo medio, pero la diferencia está en las PPM, que se ve como han bajado notablemente y se mantienen mucho más estables, a diferencia del primer día que iban aumentando conforme pasaba el tiempo. La enorme diferencia que hay entre el ritmo instantáneo (línea gris) se debe a que en la primera la salida fue en el campo y la segunda dentro de la ciudad, por lo que hay algunos cambios de ritmo considerables.



Además, añado otras dos gráficas donde se ve el registro de dos salidas algo más largas, y aquí se nota que la recuperación entre salidas es muy importante. En la primera (10-2-13) había descansado un día, mientras que la segunda (16-2-13) la realicé ayer, es decir, sin descansar desde la salida del viernes, además de que estoy algo resfriado y también llevé un ritmo algo más rápido. Puede verse como el nivel de carga fue mucho mayor ayer que la pasada semana, aunque a nivel "físico" no noté diferencia alguna, pues me cansé igual de mucho, o poco.



Con esto quiero decir que, aunque aparentemente pensemos que cada día estamos igual o nos pueda dar la sensación de que hemos corrido igual que la última vez, nuestro cuerpo responde de maneras muy distintas en función de las diferentes situaciones y debemos actuar en consecuencia si queremos aprovechar la máximo el entrenamiento. Salir cada día a darlo todo no sirve de nada, y con esto lo estoy comprobando.

Por supuesto sigo con mi otro plan en casa, con estiramientos después de cada salida y preparación física, además de intentar llevar una dieta lo más controlada posible. Espero que en unas cuantas semanas vea algo más de mejora y sienta que realmente estoy progresando, que aunque los registros aparentemente lo confirmen, las sensaciones que uno tiene son bien distintas.

Viajar en solitario. Una experiencia diferente.

A todos nos gusta viajar. Todos tenemos un destino (o más) al cual queremos ir antes de que sea demasiado tarde.

Organizar un viaje siempre hace ilusión: los preparativos, la planificación para aprovechar el tiempo al máximo, qué queremos visitar... Incluso nos hacemos con alguna de esas guías del viajero para que no se nos escape nada. Normalmente esos viajes se hacen en compañía, y ahí está también la ilusión de preparar el viaje, pero yo decidí probar un tipo de viaje diferente.

Un viaje inesperado

Vale, este subtítulo lo he copiado, pero puede resumir un poco lo que fue mi experiencia. Casi sin pensarlo, hace algo más de un año decidí que por qué no probar una forma distinta de viajar, sin preparar nada, sólo el billete de ida y vuelta (el de vuelta era opcional) y lo necesario para pasar una semana fuera de casa (y la cámara de fotos, por supuesto).

Decidí embarcarme a un viaje "experimental" en solitario por tierras andaluzas, marcando tan sólo una ruta sujeta a posibles cambios, y en poco más de una semana después de decidirlo ya estaba volando dirección a Sevilla. Nada más aterrizar, directo al que sería mi "lugar de residencia temporal" y, al llegar allí: nada.

Nada por hacer, nada más que hacer lo que uno quiera. Salir, caminar y ver a donde nos llevan los pies, sin mapa, sin destino, solo disfrutar de ese momento; que te apetece comer, comes; que te apetece visitar un parque, perfecto; que decides coger un tren y ver hasta donde te lleva, adelante. No hay nada marcado, nada planificado y todo puede cambiar en cualquier momento.

Mis otros destinos fueron Córdoba y Granada, a los cuales me desplacé en tren, disfrutando de viajar en este medio de transporte que tiene algo especial (sobretodo si estás en ventanilla), y en pocas horas un nuevo destino, un luego lugar por explorar. Nueva "casa", nuevas calles, nuevos olores, nuevos colores. Y por supuesto, fotos, muchas fotos nuevas, fotos que tiene algo especial que tal vez de no ser por este viaje no serían lo mismo.

La sensación de libertad, de saber que estás tu y nadie más, sin ningún plan al que atenerse, sin horarios, sin prisas. Es una sensación difícil de explicar y que muchos son incapaces de disfrutar, no porque no puedan, sino porque no quieren; asimilan esto con la soledad, el sentir que no tienes nadie con quien hablar puede provocar cierta incomodidad, cierta tendencia a pensar que es algo "triste", pero nada más lejos de la realidad. Este viaje no es un viaje como los demás, es un viaje en el que nadie más que tu puede disfrutar de él, un viaje en el que pasar tantas horas con uno mismo sin hacerlo en la rutina diaria hace que veamos las cosas diferentes, ayuda a conocer tus límites, tus ambiciones, tu interior.

Sin duda ha sido una de las experiencias más gratificantes de mi vida y, si duda, lo volveré a repetir. A poder ser, más lejos.

Dame Letras, un proyecto personal


Este no es ningún artículo de opinión, ninguna crítica ni nada parecido. Muchos sabrán que de entre todas mis aficiones hay 2 que últimamente me acompañan bastante (pero no tanto como me gustaría): la fotografía y la escritura. Así que pensé: ¿Por qué no intentar juntar las dos?

Así ha nacido "Dame Letras", un pequeño blog en el cual iré subiendo a medida que pueda (en principio semanalmente y según vaya teniendo material) fotos de cosecha propia junto con algún que otro poema, frase o escrito también propio, pero desde un punto de vista algo peculiar, sacando tal vez un lado "menos frío" y más íntimo, porque a todos nos gusta ese punto de picardía aunque no queramos aparentarlo.

Espero que este sea un proyecto a largo plazo, y no como otros que se han quedado en el tintero o, si bien han arrancado, se han quedado en el camino por diversos motivos. Este lo cojo de una forma diferente, como una oportunidad de avanzar en estas dos aficiones e intentar desarrollar mi mente en cuanto a creatividad se refiere. 

Arranca con poco material y aún puede sufrir varios cambios tanto en el desarrollo (que no en la idea o concepto) como en el diseño pero como tengo ganas de echarlo a rodar, aún así os invito a pasaros por allí y estaré dispuesto a recibir ideas, opiniones o sugerencias, y si me es posible, publicarlo. Hasta pronto.

Bienvenidos a Dame Letras

13 feb. 2013

Mi nuevo reto: 1/2 maratón

Llevo bastante tiempo "retirado" del deporte, de lo cual no me siento especialmente orgulloso.

Más allá de estar en forma, ponerse cachas o cualquiera de las variantes que mucha gente usa para hacer deporte, en mi caso no era una excusa; era una forma de sentirse bien, de ayudar al cuerpo a liberar esas tensiones y a producir esas sustancias que tanto agradan. Ha llegado el momento de volver a retomar esa rutina, pero con un objetivo marcado: correr (y terminar sin llegar en carretilla cual saco de pienso) 1/2 maratón.

Hace unas semanas decidí que era hora de volver a la acción, y de hacerlo de una forma distinta. Nada de hacer deporte "a secas", era hora de proponerse una meta y cumplirla, así que decidí preparar un plan de entrenamiento "a largo plazo"; nada de prisas, nada de presiones.

Después de buscar, preguntar, pedir consejos... por fin tengo mi plan preparado y listo, y aprovecharé (esta vez sí como excusa) para reactivar también el blog por enésima vez. De vez en cuando iré añadiendo mis progresos, mis sensaciones y por supuesto aceptaré cualquier crítica (a poder ser constructiva) para mejorar. De paso aprovecharé para animar a todos aquellos que quieran, a lanzarse a conseguir un objetivo como este ya que no se trata de una simple meta deportiva. Más allá hay toda una voluntad, una intención que llega mucho más lejos.