21 mar. 2013

La muerte de Google por el cierre de Reader, y Keep en el punto de mira

Ahora resulta que Reader era el único servicio que un 99,999999% de usuarios de Google usaba, el único motivo por el cual esta empresa merecía la pena, y la única aplicación por la que Google tenía razón de ser.

Desde que se anunció el cierre de Reader por razones que para Google serían importantes, no han sido pocas las personas (sobretodo en Twitter, donde un tuit tuyo pasa a ser automáticamente un comentario de alta credibilidad y reflejando tu enorme conocimiento y control sobre el tema) que han atacado, criticado, e incluso crucificado a la empresa. 

No voy a negar que Reader era, aún siendo de una sencillez llevada al extremo (y tal vez esa fuera su mayor virtud) una herramienta para gestionar nuestras noticias magnífica, pero tampoco vamos a negar que desde hacía ya bastante tiempo había recibido mas bien pocas actualizaciones; nada más allá de un ligero cambio estético cuando se remodeló todo el entorno Google. Este era, desde mi punto de vista, un indicio de que tarde o temprano Reader pasaría a ser parte del pasado.

No han sido pocos los productos que Google ha lanzado y que han desparecido por falta de usuarios, o falta de rentabilidad, porqué no. La diferencia es que Reader levaba muchos años entre nosotros y muchos usuarios lo usaban a diario; cada vez menos según Google. A pesar de eso, esos usuarios eran "fieles" y el tráfico que se generaba en Reader era considerable, pero....todo en esta vida acaba.

Si eres usuario de Internet desde hace años, y estás al día de lo que se mueve en él, sabrás que Google es una de esas empresas que no para de sacar cosas, probar nuevas fórmulas y, en muchos casos, caen en saco roto...aparentemente. Si algo no funciona, lo quitan y aprovechan lo que han aprendido para implementarlo en otro lugar. Google+ es un ejemplo claro de ello, siendo "hijo" de Buzz y Wave, si se me permite el parentesco. Así que esos 2 servicios, a pesar de desaparecer, no lo hicieron del todo.

Si a eso añadimos que nada más cerrar Reader, lanzan Keep (herramienta similar a Evernote  pero mucho más sencilla, que en ningún momento creo que vaya a competir con ésta y siendo descendiente casi directo de Google Tasks), ha llegado el momento de sacar nuevamente a relucir nuestro espíritu tuitero para atacar, siempre desde el más estricto conocimiento, este nuevo servicio, pero hay algunos comentarios que me han llamado la atención, no por el comentario en sí (que también), sino por quien lo escribe.

No seré yo quien critique esos comentarios, pues cada uno es libre de opinar, pero me parece que es llevar el caso al extremo. Enrique Dans, al cual sigo en Twitter desde hace mucho por su criterio a la hora de opinar sobre temas relacionados con la tecnología, me ha dejado algo perplejo al ver su reacción, y las consecuencias. Cierto es que no se ha anunciado un sustituto a Reader por parte de Google, pero no me extrañaría que se implementara una nueva funcionalidad a Google+, aprovechando de paso la parte social que curiosamente tanto se criticaba a Reader frente a otros servicios similares.

Además, nadie obliga a nadie a usar un servicio y eres libre de dejar de usarlo cuando te de la gana. Y alternativas hay muchas, aparentemente mejores que Reader pero que "nadie" usaba. Ahora Keep va a pagar el pato, pues nadie va a querer probar algo que tal vez vaya a cerrarse. Bueno, yo sí, y no como sustituto a Evernote. Tal vez no sea una herramienta revolucionaria, y para nada compite con Evernote (es ridículo compararlas) pero sí que puede ser más que suficiente para muchos como lo es Gtasks.

Si vas a dejar de confiar en una compañía entera por algo como esto, dejando de usar todos sus servicios (OJO, que como Google cierre Google la liamos), es como dejar de ir a un bar porque deja de hacer ese bocadillo especial que tanto te gustaba, pero que suponía a efectos de "porcentaje de ventas" una cantidad poco atractiva para la empresa. ¡¡¡Pero es que a mi me gustaba mucho!!! Nadie nos puede asegurar que Evernote no cierre algún día, nadie puede asegurar que Delicious cierre algún día (al palo), así que yo por el momento usaré los servicios que mejor se adapten a mis necesidades, pero sin depender únicamente de ellos, pues como he dicho, alternativas hay muchas, y aún no está todo dicho. Tal vez veamos Reader integrado en G+. O tal vez no.

PD: Aún recuerdo cuando McDonald's decidió retirar el McRib hace algunos años; la tasa de depresiones aumentó exponencialmente, la gente gritaba por las calles, hubo amenazas de grupos de gente con no ir nunca más al McDonald's e incluso amenazas de irse al Burger King...Aparentemente esas amenazas han surtido efecto, pues el McRib vuelve a estar disponible.

10 mar. 2013

Dependencia tecnológica. Pausa.

Llevo años conviviendo con la tecnología, la cual me ha aportado mucho. Los avances que se han hecho en cuanto a la comunicación, uso y utilidades han sido muchos y no podremos negar que han facilitado muchas cosas, más si hablamos de los teléfonos móviles.

Whatsapp, por poner un ejemplo, se ha convertido en una herramienta casi indispensable para mucha gente, ofreciendo una comunicación rápida, cómoda y sobretodo barata. Poder enviar cientos de mensajes sin pagar un céntimo por ello (exceptuando el jaleo que ha habido estos días debido al pago de su licencia) es algo que la gente ha agradecido. De la misma forma, Facebook es otro servicio que crea esa dependencia a entrar cada cierto tiempo (pocos minutos en algunos casos) a ver si hay alguna notificación, alguna actualización de estado interesante o si alguien a dejado un "Like" a una foto nuestra o comentario.

A eso hay que añadir Twitter, mail, lector de noticias, etc.

Pero a veces esa dependencia hace que todas esas facilidades se vuelvan en nuestra contra. Ha llegado un momento en que estamos más pendientes del teléfono que de nosotros mismos, dejando de lado casi sin darnos cuenta aquello que no rodea y es palpable al 100%, más allá de unos simples toques de pantalla. Estas hablando con alguien en un bar y si notas vibrar el teléfono te ves en la "necesidad" de sacarlo a ver quien es; incluso a veces tienes esa sensación de que ha llegado algún mensaje y al sacar el móvil del bolsillo...nada.

Ha llegado un momento en que esa sensación de tener que estar pendiente del móvil sobrepasa lo saludable, y repercute no sólo en las relaciones, sino en el trabajo y/o estudio, así que he decidido poner en práctica un "experimento":

A partir de esta noche, 10 de marzo de 2013, y por el período de una semana, mi móvil dejará de ser un Smartphone para convertirse nuevamente en un teléfono móvil de antaño. Llamar y SMS. Nada más. Desconectaré cualquier tipo de datos y Wifi de mi teléfono, dejándome incomunicado del mundo real (o Matrix). A parte de eso, el acceso a Fecbook, Twitter y demás será el estrictamente necesario. La única conexión que tendré será la del ordenador por motivos de trabajo, pero poco más. La única manera de contactar conmigo será a traves de llamadas, SMS o mail, que revisaré al llegar a casa o al estar en la universidad si lo creo conveniente.

Va siendo hora de recuperar aquello que hemos perdido, aprovechar las horas de trabajo, disfrutar de los momentos sin dedicar parte de nuestro cerebro a si nos llega ese Whatsapp, si otra persona tarda en contestar o si hemos recibido 1 o 34564 notificaciones en Facebook.

Esta noche a las 00.00 volveré a revivir durante una semana esa sensación de "incomunicación" que, curiosamente, antes no teníamos.