24 oct. 2013

De la mala salud del cine, piratas y cómo quedar en evidencia

Llevamos ya una larga temporada en lucha constante por la cultura, esa parte de la sociedad que, más de lo que pueda parecer, le da forma, la hace crecer y dice mucho de ella.

La cultura, al parecer, no recibe la importancia que sí puedan tener otros sectores como la economía, los bancos o el hecho de invertir tiempo, dinero y esfuerzo en algo tan "innecesario" como unos JJOO. Digo innecesario porque era más que claro que presentarse a esta candidatura, era tirarse al vacío a pelo.

El caso es que, volviendo al tema principal de esta entrada, mucho se ha hablado de la industria del cine, la mala salud que está teniendo, la baja afluencia de público a las salas y la elevada piratería que podemos encontrar por Internet (o en su defecto, en el top manta). Es precisamente esa piratería la que, según la industria, ha llevado al cine al borde de la quiebra, obligando a cerrar salas de cine.

Como muchos sabréis, estos días se ha celebrado la Fiesta del Cine, una iniciativa que permitía poder ir al cine por el módico precio de 2,90€. Qué ha ocurrido también es sabido por todos, por lo que esto debería ser un toque de atención para los ladrones piratas responsables de la industria del cine: ¿Como justifican la enorme cantidad de gente que ha ido al cine estos días, si en Internet no ha cambiado nada? Es decir, las pelis se pueden seguir bajando perfectamente, pero la gente ha preferido ir al cine.

La respuesta es sencilla, y es que el cine es un robo, así de claro. La piratería no es excusa, ni mucho menos lo es que la gente no se interese ya por el cine; la piratería ha crecido tanto debido a los cada vez más caros precios que imponen y, obviamente, se deja de pagar por algo que no te parece acorde con lo que se pide. Esas ansias de algunos por querer ganar más y más, ha provocado el rechazo de la gente, eso es todo.

Según Rentrak, el Lunes hubo un aumento de asistencia a los cines del 550% respecto a la semana anterior, lo que generó una recaudación del 330% más... Creo que poco más se puede añadir ante tales cifras, y no hay que ser muy inteligente para saber que 3+3 es más que 5.

La cultura sigue viva, y me atrevería a decir que más aún que antes, lo único que pasa es que los responsables de acercarla a todos son uno completos inútiles, anclados en el pasado y reacios a adaptarse a los nuevos tiempos. La gente está en Internet, y usa Internet; si deciden descargar una peli es por el simple hecho de que no está disponible de forma legal en la red. Y los intentos de llevarlas no son más que una perdida de tiempo y, nuevamente, dinero, debido a la mala adaptación. O un mal modelo de negocio (anticuado, básicamente).

Esta Fiesta del Cine no ha hecho más que poner en evidencia a la propia industria, y dejar claro que el problema no es la piratería, sino que ellos mismos son el problema.