19 dic. 2013

Menos de 2 horas para culminar meses de trabajo

Lo conseguí. Estas dos palabras son más que suficientes para resumir el desenlace de aquello por lo que uno lleva trabajando durante tiempo, sea lo que sea.

Hace apenas una semana escribía un post donde comentaba que había llegado la hora de afrontar un reto que tenía pendiente desde hacía mucho, a raíz de una lesión que me diagnosticaron hace también bastante tiempo. El resumen de ese diagnóstico fue, en pocas palabras, que los "médicos" me dijeron que me olvidara de volver a correr.

Lo que pasa es que yo no soy muy amigo de los médicos, y si bien es cierto que son necesarios y en muchas ocasiones cumplen con su labor, en muchas otras siempre recurren al recurso fácil, obviando otros factores que pueden ser, en parte, también causantes de ciertas lesiones (crónicas o no).

Quería aprovechar este post para comentar mi experiencia (mucho más que positiva) sobre cómo he llegado a conseguir aquello que me "prohibieron" por "motivos de salud", y de cómo, después de conseguirlo, las emociones que uno percibe son difíciles de explicar. Es largo, pero siento la necesidad de escribirlo, así que si os apetece, podéis seguir leyendo.

7 dic. 2013

Ha llegado el día de afrontar mi (primer) reto


Puede que muchos no os acordéis, o incluso no tengáis constancia, pero hace ya un largo tiempo me propuse un reto personal, que por motivos físicos tuve que dejar aparcado.

La verdad es que en ese momento, no diré que se me cayera el mundo encima, pero sí que me dejó algo tocado, pues aparentemente dicha lesión me limitaba el poder hacer deporte de forma normal; o al menos eso creía en un principio.

Operar, esto fue lo que me ofrecieron después de obtener los resultados de una resonancia, en la cual me diagnosticaron una hernia discal, y que tras algún que otro intento de tratamiento (que no sirvió para nada más que tirar el dinero), vieron que no mejoraba.