2 may. 2015

Reto Ironman 70.3 Barcelona cancelado


Hace ya más de un año que no hago ninguna entrada en este blog, y esta no será como la última, pues no es una buena noticia.

Si hace algunos meses la noticia era el anuncio de uno de mis mayores retos personales, uno de los objetivos que había cogido con más ilusión en los últimos años, esta será para anunciar que no podré llevarlo a cabo.

Allá por Octubre del año pasado, y casi un poco a broma con mi compañero Jordi estuvimos comentando, después de la Garmin Triathlon de Barcelona, por qué no nos planteábamos ir a por un Ironman 70.3; a finales del mismo mes ambos estábamos inscritos. El momento previo a realizar la inscripción fueron uno de los más "especiales" desde hacía mucho tiempo; estábamos a punto de embarcarnos en un proyecto de varios meses, con mucho trabajo por delante. Al mismo tiempo empecé un reto solidario en Mi Grano de Arena, lo que me ayudaba a estar con más ganas.

Empezamos a trabajar, y ha sido con él con quien más km he hecho en los últimos meses. Desde Noviembre, nuestro "trabajo" era entrenar 6 de los 7 días de la semana, y a pesar de los momentos de bajón, y pocas ganas, casi siempre acabábamos haciendo los deberes. En diciembre, como parte del entrenamiento, cayó la media maratón de Vilanova i la Geltrú, consiguiendo MMP en esa distancia, cosa que me animó a seguir trabajando con más ganas, y con la mente en la media maratón de BCN, carrera en la que Jordi haría el debut en los 21k.

A pocos días, ambos llegábamos justos de entreno, y no las teníamos del todo claras, pero no había marcha atrás. El día de la carrera, otra buena noticia (bueno, más bien 2): nueva MMP sin esperarlo, quedando a pocos segundos de bajar de 1:40h, i Jordi casi haciendo el mismo tiempo en su primera media maratón.

Ahí acabó todo.

El día después de la carrera, el descanso de rigor fue como tocaba, pero al siguiente día al retomar los entrenamientos de recuperación, algo empezó a fallar. A los pocos metros un dolor intenso en la rodilla me hizo pensar lo peor. Estuve una semana de reposo, y al intentar volver a correr, poco más de 10 minutos me duró la fiesta. Pasaban los días, y el dolor no remitía, así que decidí pasar por el taller. Resonancia de rigor y al tener los resultados, una de las peores noticias desde el anterior diagnóstico médico allá por 2011: Edema óseo en el plato tibial. El resumen es que en lo que queda de año, como mínimo, se acabó el deporte.

La noticia me sentó como un gran jarro de agua fría, y mi cara en ese momento seguro que no era nada agradable. Aguanté como pude, y al salir de la consulta, me vine abajo. No era capaz de asimilar que a menos de 2 meses, tuviera que decir que no a algo por lo que había estado trabajando tanto. Fui a pedir una segunda opinión, y el resultado fue el mismo, por lo que poco a poco iba viendo que la realidad era esa. Y no ha sido hasta ahora, a falta de dos semanas, cuando he sido capaz de plasmar todo esto, y asumir que el Ironman 70.3 Barcelona queda suspendido, al igual que el reto de Mi Grano de Arena, pues no me parece justo dejarlo abierto si yo no voy a cumplir el mío.

Así que poco queda por decir, más que agradecer a los que me han ido apoyando para llegar hasta aquí, a Andreu por sus entrenamientos, a mi club BCN Triatlon, con los que he compartido momentos, salidas y carreras, y sobretodo a Jordi, al que le deseo lo mejor el próximo 17 de Mayo, y al que por supuesto iré a animar para que cruce la meta como buen Ironman.

Ahora solo deseo poder volver a nadar, subirme a la bici, para luego echar a correr. Aunque antes de todo eso, es necesario recuperar la confianza y esperar en la recuperación y que esto sea solo un hasta luego, no un adiós definitivo y poder volver con más fuerza a intentar cruzar esa meta que de momento, se quedará en mis sueños.